Eres todo lo que soy y lo que quiero ser.

Páginas vistas en total

martes, 12 de junio de 2012

Prometo

Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige. Hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no.
Vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar.



Prometo amarte locamente en todas las facetas de tu vida, ahora y siempre, prometo no olvidar jamás que este es un amor único en la vida y saber siempre en lo más profundo de mi alma que no importa cuántos desafíos puedan separarnos, siempre encontraremos la forma de volver a unirnos.
Me encanta mi rutina desde que tú y mi sonrisa os convertisteis en ella.

Algún día encontraré el principio del arcoiris

Aquella tarde caminaba por la calle cabizbaja entre un montón de paraguas que avanzaban rápidamente bajo la lluvia, mientras, ella, ajena de todo aquello, recorría la acera pensando en sus sueños, imaginando como sería su vida si todo aquello que esa misma mañana, al igual que tantas otras, había deseado se hiciera realidad. Se imaginaba trabajando en el puesto de sus sueños, recorriendo las calles de un montón de ciudades de esas a las que todo el mundo quiere ir, caminando por la arena en playas perdidas con el sol en el horizonte, y haciendo todas esas cosas que siempre le habría gustado tener. 
Y justo en ese momento, entre las nubes grises se asomó un rayo de sol que se reflejó en un charco de la calle y le cegó los ojos, levantó la cabeza y vio el sol en lo alto, y justo enfrente de ella el arcoíris más grande y perfecto que jamás había visto.
Entonces como un anhelo de todos aquellos sueños que creía nunca iba a conseguir susurró: ''algún día encontraré el principio del arcoíris'' y al mismo tiempo en ese instante, se dio cuenta de que ya tenía todo cuanto había deseado, una persona a su lado con la que compartir su vida cada mañana, con la que compartir las tormentas y hacer salir ese sol y ese arcoíris entre las nubes. 
Volvió a levantar la cabeza, y miró al cielo, pero esta vez con una sonrisa en los labios que sobresaltaba entre tanto paraguas y caras tristes. 

martes, 5 de junio de 2012