Eres todo lo que soy y lo que quiero ser.

Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

Me faltas,

Me faltan tus brazos, que me hacían olvidar el resto del mundo, todos los problemas, que me hacían sentir que ya podía acabarse el mundo en ese mismo instante porque a mi me pillaría abrazada ti.
Me faltan tus manos, tus ojos, esos ojos que tanto me encantaba mirar mientras se me escapaba una de mi sonrisillas. Me falta tu voz y cuando al escuchar un te quiero me volvía aún más loca. Me falta tu olor y terminar el día oliendo a ti. Me faltan tus labios, tus abrazos, tus besos que me hacían olvidar que el mundo seguía a mi alrededor, y que casi siempre sabían a tus caramelos de chocolate. Me falta tu sonrisa, que pocas veces mostrabas claramente. Me faltan hasta tus chorradas por las que me picaba como una tonta, me faltas, me falta todo de ti, me falta la mejor parte de mi, me faltan tus caricias, tu forma de tocarme, faltas a mi lado, me falta lo que era yo cuando estaba contigo. Me falta mi cara de enamorada con esa sonrisa imposible de disimular cada vez que te veía frente a mi, me falta ese miedo de vez en cuando de que al abrir la boca para hablar se me escaparan todas las mariposas de mi estómago. Me falta el sentirme la persona más feliz del mundo, aunque lo siga siendo por todo lo que ha pasado estos día. 
Me faltas, me haces falta. 

martes, 24 de enero de 2012

Se pronuncia me da igual y significa me importa demasiado.

- Olvidas algo.
+ ¿El qué?
- La sonrisa, las ganas y la confianza en ti de cuando dijiste que podías.
+ Pero es que tú también olvidas algo. 
- ¿El qué?
+ Que yo ya no soy esa persona. 

- ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? Estoy seguro de que esa persona sigue en ti, puedes volver a ser quien eras, solo hazlo. 
+ Lo sé, puede que siga dentro de mi, y que de vez en cuando aún haga algún intento por salir, pero luego se vuelve a encerrar, poniendo cada vez más armaduras a su alrededor, hasta llegar a convertirse en quien es ahora. 
- ¿Y quién es ahora? 
+ Paso de explicar, paso de decir lo que siento, cada vez hay más armaduras a mi alrededor, paso, a partir de ahora se acabó intentar buscar explicaciones a las cosas. Las haya o no me da igual, sean cuales sean paso de ellas. Paso de todo. ¿Es tan difícil de entender?
- ¿Sabes lo que pienso?
+ ¿Qué?
- Que nada te da igual, que ese es el problema, que tras todas esas armaduras que dices haberte puesto en realidad lo que pasa por dentro es que tienes miedo, miedo de que de verdad no puedas volver a ser quien eras antes. Pero déjame decirte una cosa, conmigo a tu lado lo lograrás, yo confío en que puedes, no importa si tu no lo haces, yo lo haré por ti. Porque si a ti te pegan un tiro yo sangro. Porque si tú no estás bien yo no puedo estarlo.
+ Puede ser. Quizás ese es el problema y lo que nunca nadie es capaz de ver, que tras toda mi rabia y mis enfados lo único que hay es falta de que alguien entienda como me siento sin que haga falta que diga nada, es alguien que sea capaz de analizar más allá de lo insoportable que soy en mis momentos bordes. 
- Tú tampoco haces nada para que alguien entienda lo que hay dentro de ti.
+ Lo sé, y es que se pronuncia me da igual pero significa me importa demasiado. 
No existe nada, solo él, y lo fácil que parece a veces ser feliz. 

martes, 17 de enero de 2012

no puedo;

Sentir que no puedes, arder de impotencia por dentro mientras simplemente ves que no puedes, que no eres capaz. Y mientras, por fuera, haces todo lo posible para contener esas lágrimas que le demostrarían una vez más al mundo que eres frágil, y ocultas tu debilidad tras una cara enfadada, una patada de rabia a la pared, y con un simple 'estoy cansada' como respuesta a esa ya común pregunta de todos los días de '¿qué pasa?' intentas convencerte a ti misma de que realmente es eso, que estás cansada, y que el día que de verdad no lo estés podrás hacerlo, pero no, entonces te paras a pensar y te das cuenta de que hoy fue el día en que al despertar de un salto de la cama te habías dicho que podías hacerlo, que podrías con todo lo que se te pusiera delante, y simplemente te das cuenta una vez más de que a veces no basta con desear seguir en pie para conseguirlo. Porque una vez más has vuelto a caer, te has rendido y has tirado a la basura todas esas fuerzas que horas antes te convenciste de que servirían de algo, y vuelves a estar sentada en el suelo mirando al frente repitiéndote una vez más en tu mente que no puedes. Y es que en el fondo sabes que no puedes.

lunes, 16 de enero de 2012

Te quiero significa

Que sin ti no soy yo, que te echo de menos, que te necesito cada día, que mi sonrisa lleva tu nombre, que pienso en ti las 24 horas del día, que mi cara de boba lleva escrita un te quiero. Te quiero significa que no me importa esperar para verte, por tus besos, que sin ti la felicidad no existe, que mi vida eres tú, que me da miedo poder perderte, que cuando hablas de otra me muero de celos aunque sepa que soy la única, que sueño contigo casi todos los días, que necesito tus palabras, tu voz, tus brazos, tus besos, que echo de menos tus ojos. Te quiero significa que solo importas tú, que solo eres tú, que tengo ganas de ti, que me enamoras, me vuelves loca, me derrites, te deseo, me encantas, que soy una puta enferma mental, una adicta a ti, que eres la fuerza que me hace ser un poco menos frágil y débil, que eres lo mejor que tengo y que podría tener, que si estás tú no necesito nada más porque tú eres todo, que el tiempo se hace eterno sin ti, y que cuando te tenía delante el estómago se me  llenaba de mariposas y me moría de ganas por besarte. Te quiero significa que gracias a ti soy feliz, soy mejor, que le das sentido a todo, que el frío es no tenerte, que algún día me cargaré mi orgullo de verdad porque tú importas más que nada, que aunque puede que no lo parezca ya lo hago, ya me trago mi orgullo pero no se me da bien decir lo que siento y al final siempre la cago. Te quiero significa que las palabras se quedan cortas para expresar lo que siento, que me vuelvo loca cuando escucho un te quiero de tu boca, que te quiero, que te amo cada día más.

sábado, 14 de enero de 2012

Bienvenido a mi mayor secreto: soy débil. Realmente débil. 
Y tú solías ser mi única fuerza.

jueves, 12 de enero de 2012

Y es que las cosas solo ocurren una vez,

el tren no vuelve a pasar porque a ti se te haya olvidado cogerlo antes, o simplemente te quedases mirando como marchaba sin ni siquiera darte cuenta de que ese era tu tren. 

Porque a veces simplemente es tarde para pretender dar marcha atrás y volver a tener las mismas oportunidades que un día no supiste aprovechar. Y te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez, por mucho que lo desees, por mucho que lo intentes ya nada vuelve a ser igual.

miércoles, 11 de enero de 2012

Y es cierto lo sé, podría haber dicho adiós hace demasiado tiempo o simplemente desaparecer sin decir una palabra, aún así quizás lo hubieras entendido igual, hubieras entendido que tras doce meses me cansase de seguir ahí, puede ser, y no te mentiré diciéndote que no hubo días que realmente pensé en hacerlo, en marcharme sin dar una sola explicación, solo desaparecer de tu vida e intentar así que tú desaparecieras de la mía, porque sí lo hice y quizás es eso lo que hubiera salido más rentable a largo plazo, pero no. Yo elegí seguir, también sin dar una sola explicación simplemente seguir ahí, no desaparecer, que pudieses encontrarme siempre que necesitases a alguien y así conseguir con el tiempo que me necesitases de verdad, decidí luchar por lo que quería, y no arrepentirme si nunca servía de nada, porque simplemente luchaba por lo que quería, elegí aprender a esperar simplemente a base de desesperarme una y otra vez, elegí caer y levantarme siempre una y otra vez, elegí arriesgarme a sufrir, elegí asumir que quizás no ganaría nunca pero que aún así merecía la pena. Elegí quererte y luchar por ti sin ni siquiera saber como hacerlo. 
Y no tienes que darme las gracias por nada de esto porque como he dicho yo elegí hacerlo, hice siempre lo que quise y simplemente dejé un poco a un lado la razón cuando veía que vencía al corazón.
Las gracias las doy yo por enseñarme cada día a ser mejor

lunes, 9 de enero de 2012

Esperanza, te odio! Nunca sirves para nada 
Cansada de decir que puedo. Sé que solo miento al hacerlo.

Volví a caer.

Porque al final siempre que creo que no puedo seguir bajando lo único que pasa es que vuelvo a bajar. 
Y ahora ya sí, que el mundo siga ahí afuera pero olvidaros de mi, ya le cogí el gusto a esto de pasarme constantemente por los suelos, tú sigue, que yo me quedo aquí.
Que aquí la realista por mucho que se diga soy yo. Y me canse de poner sonrisas cuando me apetece llorar o de fingirme con un poco de optimismo. Ya no me queda esperanza de que las cosas vayan mejor. Se me acabó mientras solo veía como las cosas iban a peor sin ser capaz de hacer nada. 

Una vez más vuelvo a caer.

Y aquí me tienes una noche más, metida en la cama con a luz apagada mirando al techo con los ojos como platos queriendo llorar y mordiéndome el labio para no hacerlo mientras me repito una y otra vez en mi cabeza: no llores! no llores! no llores! no llores! 
Aquí me tienes una noche más, metida en la cama muerta de frío pensando en ti y en mi, echándote de menos, necesitándote a mi lado y sabiendo que nunca conseguiremos que sea así.

Echo de menos aquello que llaman felicidad;

Y es que al final siempre acabo añorando el pasado, sintiendo que antes todo iba mejor, echando de menos lo que un día tuve mientras miro por la ventana abrazando mis piernas. Extrañando los momentos en que las sonrisas eran más que un mísero escudo para ocultar mi debilidad. Echo de menos aquello que llaman felicidad

felicidad

Hoy he buscado feliz por la RAE y las dos primeras definiciones decían así:


1. adj. Que tiene felicidad.

2. adj. Que causa felicidad.


Al leer la primera me he asegurado que no soy feliz, pero tras la segunda no he podido evitar sonreír y pensar en ti. Teniendo tan solo esa definición en cuenta creo que puedo asegurar que soy una persona feliz, pero tú lo eres más, tú sí que causas verdadera felicidad. 




viernes, 6 de enero de 2012

18 motivos por los que te quiero;

Te quiero porque cuando pienso en ti es imposible no sonreír. Te quiero porque si estos ojos brillan es por ti. Te quiero porque mi sonrisa es preciosa cuando tú haces que salga. Te quiero porque contigo en mi vida me siento mejor persona y me gusta pensar que yo te hago serlo a ti también. Te quiero porque cuando estoy sin ti siento que no puedo, y tampoco quiero poder. Te quiero porque contigo los problemas desaparecen. Te quiero porque a pesar de la distancia consigues el triple de lo que cualquiera conseguirá jamás. Te quiero porque me encanta hacerlo y es lo mejor que sé hacer. Te quiero porque sin serlo para mi te convertiste en perfecto. Te quiero porque pienso en ti hasta en mis sueños. Te quiero porque por ti mato y sin ti me muero. Te quiero elegí hacerlo a pesar de todo y sé que nunca nadie te querrá tanto como yo. Te quiero porque aunque me cueste decirlo y expresar mis sentimientos sabes tan bien como yo que esto no es un capricho de una niña que creyó encontrar a su principe azul en un físico perfecto, sabes que lo nuestro trata mucho más que de eso. Te quiero porque cada día me enseñas algo nuevo. Te quiero porque es imposible no hacerlo. Te quiero porque mi vida sin ti no tiene sentido. Te quiero porque mi felicidad lleva tu nombre. Te quiero porque podría pasarme toda la noche explicádote por qué te quiero

Vivir es fácil si es por ti.

Y es que lo vuelves todo sencillo, haces que parezca fácil sonreír cuando solo quiero llorar, y es que de verdad lo es cuando tú estás ahí, vuelves sencillo el camino, porque me das un motivo por el que avanzar, el mejor motivo. Volviste fácil quererte a pesar de la distancia, al igual que la espera porque ahora sé que todo llega.
Te gustaría aún más mi sonrisa si supieras que las únicas sinceras a lo largo del día son gracias a ti. Porque diez minutos vale, pero es imposible estar más tiempo sin sonreír teniendote en mi vida, me lo pones demasiado fácil, solo con estar ya me pones demasiado fácil ser feliz, quererte, sería imposible no hacerlo,  así que tranquilo no me perderás jamás, me pones demasaido fácil necesitarte en mi vida para siempre.

miércoles, 4 de enero de 2012

miedo

De pequeña me daba miedo caminar sin ir agarrada a la mano de mamá, cuando había muchos coches, ir al cole, las series de más de 13 años, dormir con la luz apagada o sin que papá y mamá me diesen mi beso de buenas noches, cuando mi hermano se metía conmigo, la hora de siesta de mis padres después de comer en la que el silencio reinaba en casa y no sabías que hacer, me daba miedo suspender un examen o que me echasen de clase por hablar, me daba miedo el silencio y también oír ruidos, me daba miedo la piscina y el mar, me daban miedo las discusiones de mamá y papá aunque ni siquiera supiera de que hablaban, también recuerdo que me daba miedo crecer, que algún día tuviese que responsabilizarme de algo más que no fuesen mis muñecas, me daba miedo reconocer mis miedos.

Ahora la verdad mis miedos han cambiado, ahora me encanta caminar sola por la calle, o cruzar en rojo entre los coches, ahora da más miedo volver a casa que ir a clase, me encantan las series de crímenes, necesito dormir siempre con la luz apagada y la puerta cerrada, mientras que de pequeña siempre tenía que dormirme mirando hacia la puerta abierta, y que entrase luz, pero no podía haber sombras porque entonces también tendría miedo, ya no me da miedo lo que mi hermano ni nadie diga sobre mi, aprendí a ignorar los comentarios de la gente, ahora el problema de la hora de la siesta es no poder escuchar música alta, suspender un examen o que me echen de clase ahora me hace gracia, adoro el silencio y el agua del mar y la piscina, las discusiones de papá y mamá... me siguen dando miedo, igual que crecer, igual que las responsabilidades y que reconocer mis miedos.
Desde pequeña siempre tuve miedo de todo aquello que no puedo controlar, de todo aquello que no conozco, miedo al cambio, a que pasen cosas que no quiero que ocurran. 
Quizás por eso ahora tengo miedo a perderte, a mi vida sin ti, a que te canses de mi, a abrir los ojos mañana por la mañana y no verte en mi vida, porque siento que no puedo controlarlo, y no quiero que pase. 
Aunque hay algo a lo que no le tengo miedo y no puedo controlar, quererte, me encanta hacerlo.

248 días sin ti;

Echo de menos tu sonrisa, tus ojos, mi sonrisa al verte y que el hacerlo se me olvidara el resto del mundo, echo de menos tu voz y cuando al hablarme me quedaba mirando tu boca como un gilipollas queriendo besarla. Echo de menos tus chorradas, tus caricias en el pelo. Echo de menos todo de ti. 
TE ECHO DE MENOS.

domingo, 1 de enero de 2012

- ¿Recuerdas que me dijiste que no debía sentirme culpable? ¿que ahora estás más feliz y que me dabas las gracias por haberlo echo?
+ Sí, claro.
- Y yo elegí creérmelo, pero ¿sabes? me sigo sintiendo culpable, sigo sintiendo haber sido egoísta. 

Esta noche en mi sueño me la he pasado abrazada a ti, con tu pecho como almohada, la mejor de las sonrisas en mi cara y tus manos acariciando mi pelo.  
Odio haberme despertado una mañana más abrazada a un hueco vacío.