Eres todo lo que soy y lo que quiero ser.

Páginas vistas en total

jueves, 22 de marzo de 2012

¿Sabes? Cuando cada noche me quedo hasta tarde pensando en ti, siempre llego a la misma conclusión: no necesito nada más si estás tú.

¿Acaso tú nunca has explotado?

¿Nunca has pasado demasiado tiempo enmascarando lo que piensas o sientes por culpa de tu vida y un día por uno u otro motivo, o simplemente porque sí ya no has podido soportarlo un segundo más sobre tus hombros? ¿Enserio nunca has explotado?
Lo siento, pero yo, SÍ.

martes, 20 de marzo de 2012

He leído en un articulo de Internet que cuando nos reímos usamos quince músculos de la cara, aunque no nos demos cuenta quince músculos se mueven a la vez. El mismo articulo decía que cuando gritamos usamos trece músculos, y cuando andamos en bicicleta nueve, al parecer cuando besamos a alguien es cuando más músculos se mueven, treinta y cuatro músculos. 
El articulo no lo decía pero existen muchas clases de besos, besos de pasión, besos de amistad, besos que no dicen nada y otros que lo dicen todo, quizá por eso un beso signifique tantas cosas, porque después de darlo no es necesario hablar, está dicho todo.


Con esta ya son 25 noches que duermo abrazada a tu cojín. Me pregunto cuántas más han de pasar para poder abrazarme a ti; echo de menos cada segundo a tu lado.
Y cada día me doy más cuenta de lo especial que eres, y de la suerte que tengo, cada vez que escucho tus 'te quiero' y sonrío por dentro, cada vez que escucho tu voz al otro lado del teléfono, cada vez que me demuestras que estás ahí para todo siempre, y para siempre.
Y sí, dirás que me lo merezco, porque he luchado por esto, pero es que desde el primer momento, solo con un 'Hola' ya sonreía como nunca, o simplemente con verte, sé que te acuerdas de esos momentos, yo con mi sonrisa de idiota observándote de lejos.
Y es que eres lo que siempre quise y nunca me creí capaz de tener, o si quiera merecer, y por eso, entre otras cosas, sé que nunca te dejaré marchar. 
Lo siento, me tendrás que soportar para siempre.

domingo, 18 de marzo de 2012

Me hubiera gustado escuchar qué pensabas cada vez que me mirabas en silencio.
Echo de menos perderme en tu mirada, entre tus brazos, y encontrarme ahí donde todo dejaba de importar, pegada a tus labios, mientras los míos dibujaban la mejor de las sonrisas. 

viernes, 9 de marzo de 2012

Al caer la noche cada uno afronta sus miedos a su manera, no crees?

La mía es abrazarme a tu cojín.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Que yo ya no sé dormir sin un buenas noches tuyo.

Las 10 cosas que más me gustan:

1- Él
2- Quererle
3- Sus 'te quiero'
4- Sus ojos
5- Su sonrisa 
6- Sus besos
7- Sus caricias 
8- Sus abrazos
9- Yo cuando estoy con él
10- Cualquier cosa que tenga que ver con él

Gracias,

gracias por cada momento entre tus brazos, por cada beso, por cada segundo que pasé a tu lado mientras pensaba: ''yo he soñado con esto antes''. 
Gracias porque eres mucho más que un sueño hecho realidad, eres aquello por lo que tanto luché, porque aún entonces ya estaba convencida de que me merecías la pena. Hoy te quería agradecer cada una de las sonrisas que mis labios dibujan gracias a ti, gracias por hacerme feliz, gracias por estar siempre ahí. Gracias por soportar todas y cada una de mis gilipolleces, gracias por quererme a pesar de todo.
Gracias por poder llamarte amor, por ser mi amor.

martes, 6 de marzo de 2012

Un paseo por la orilla de la playa al atardecer, el sol se escondió, el reloj se paró y ahora solo estamos tú y yo caminando entre la arena con la luna llena en lo alto del cielo. Y de repente todo se detiene, tú agarras mi mano, besas mis labios y por un instante los dos formamos la mejor escena de película que jamás abría soñado, pero eso solo dura unos segundos. Luego el beso se acaba, tú sueltas mi mano y nuestras sonrisas desaparecen al igual que ese sol que se esfuma por el horizonte. Todo se acaba, y volvemos a ser como dos desconocidos caminando uno al lado del otro apenas sin saber por qué.
Solo sé que desde entonces, cada mes ese mismo día, vuelvo a la playa y al atardecer paseo solitaria entre la espuma de la orilla, con la misma canción sonando de fondo en mi mente, esperando que tal vez algún día tú aparezcas a mi lado, me agarres la mano, me des un beso y todo se vuelva a repetir, porque ahora sé que entonces no te dejaría soltar mi mano de nuevo, o no sin decirte que te quiero.